¡Bienvenido al Blog de Hamac!

Hamac innova por el bienestar del bebé y del planeta. Os animamos a que habléis de vosotros en este espacio y que compartamos juntos nuestras ideas para seguir mejorando el bienestar de nuestros pequeños. La discusión está abierta. ¿Esperamos vuestros comentarios!

4 consejos para proteger a tu bebé del calor

17.07.2019 | por Hamac | Cuidados del Bebé

4 consejos para proteger a tu bebé del calor

El verano ya está aquí y esperamos no llegar muy tarde para calmar los nervios de todos esos padres primerizos que temen el daño que puedan hacer las altas temperaturas a sus recién nacidos.

Te dejamos unos cuantos consejos para proteger a tu bebé del calor.

¡Reconoce el golpe de calor!

Mareos, vómitos, taquicardia y dolor de cabeza. Esos son los síntomas del golpe de calor –o shock térmico-, que es mucho más frecuente en los más pequeños, niños y niñas que no han alcanzado el año. Lo recuerda frecuentemente la Asociación Española de Pediatría (AEP), y las precauciones deben aumentarse para hacer que no suceda.

 

Seguridad para proteger a tu bebé del calor

En el coche

En 15 minutos puede pasar el interior de un coche a convertirse en un horno. No dejes a tu bebé solo a pesar de que tu parada vaya a ser breve.

Durante el trayecto, para proteger a tu bebé del calor y del sol utiliza parasoles, pon aire acondicionado e intenta descansar cada dos horas. Le vendrá muy bien sentir un poco de aire fresco e hidratarse.

En la calle

Para evitar la deshidratación, una forma de proteger a tu bebé del calor es darle el pecho de manera más frecuente. Si le llevas al parque, evita las horas centrales del día, busca que los juegos sean más tranquilos.

Para proteger a tu bebé del calor, asegúrate de que lleva ropa ligera y transpirable. El algodón es un material adecuado para el verano, porque le permitirá estar cómodo y fresco. Las gorras de bebé no les suelen gustar, pero son esenciales para su seguridad. ¡Acostúmbrale poco a poco! Y, sobre todo, busca la sombra, las zonas con algo más de brisa y alguna fuente para mojarle cada cierto tiempo. Si esto último no es posible, no olvides salir de casa con una botella de agua.

En casa

Tú y tu bebé tenéis muchas cosas en común. Más de las que supones. A pesar de parecer tan delicado, la misma temperatura ambiental que nos gusta a los adultos, 22ºC, es la que resultará mejor para proteger a tu bebé del calor.

Siguiendo con similitudes, habrás notado que se te seca la garganta con el aire acondicionado, o que los chorros directos de aire no te sientan del todo bien. Un humificador puede ser una buena inversión para proteger a tu bebé del calor –y a ti- y que no resulte peor el remedio.

En la playa

Cuando estamos de vacaciones, tendemos a relajarnos, pero los peques no nos dan tregua. Para proteger a tu bebé del calor tendrás que evitar el sol a toda costa –y nunca mejor dicho-.

La piel de bebé tiene muy poca melanina, por eso necesita un extra de protección contra el sol. Es más proclive a sufrir quemaduras, por lo que para proteger a tu bebé del calor, contra todo pronóstico, tendrás que cubrirle con ropa.

Lleva una sombrilla contigo, gafas de sol y una esponja o recipiente para echarle agua y que pueda refrescarse. Si tiene más de tres meses, tu bebé podrá usar gorros de baño, que protegerán su pelo y su piel.

 

¡Esperamos que tengas un gran verano y que no te lo empañe nada con estos consejos para proteger a tu bebé del calor!

 

Añadir un comentario

Indica tu nombre :
Indica una dirección e-mail válida
Indica un mensage

En la tienda