¡Bienvenido al Blog de Hamac!

Hamac innova por el bienestar del bebé y del planeta. Os animamos a que habléis de vosotros en este espacio y que compartamos juntos nuestras ideas para seguir mejorando el bienestar de nuestros pequeños. La discusión está abierta. ¿Esperamos vuestros comentarios!

El meconio: las primeras caquitas del bebé

17.02.2016 | por Hamac | Cuidados del Bebé

El meconio: las primeras caquitas del bebé
La primera vez que damos a luz, son tantas las cosas que no sabemos del bebé que vendrá, son tantas las cosas que aprendemos durante el embarazo que, a veces, podemos sentirnos sobrepasadas, pensando por dónde vendrá la siguiente sorpresa.
Por eso queremos presentarte al meconio: las primeras caquitas de tu bebé, que no presentan un aspecto precisamente adorable. Quizás incluso escuches a alguna persona mayor llamareles “la pez”, pues así se las solía llamar antes de que el término médico se hiciese más popular.

Como bien puedes imaginar, no son unas caquitas comunes, pues el bebé no come mientras está en el vientre de su madre, sino que recibe todo su alimento a través del cordón umbilical.
Pero lo que sí que hace es pequeños tragos de líquido amniótico, que va cargado de algunas sustancias en suspensión, como pueden ser vello del bebé y células de la piel y de las mucosas que se han desprendido.
Aunque su aparato digestivo no está plenamente desarrollado ni activo del todo, estos elementos en suspensión se almacenan en el intestino del bebé y se mezclan con bilis y con moco, e incluso con células desprendidas del tubo digestivo.
Con este filtrado, el bebé consigue que el líquido amniótico se mantenga limpio y claro, apto para su desarrollo saludable. El exceso de líquido se expulsa de nuevo a través de la orina del bebé.

Bebé con pañales de tela Hamac azules

Pero... ¿cómo es el meconio?

El meconio es la primera caquita de nuestro bebé: un líquido espeso, viscoso y pegajoso, de color entre verde oscuro y negro, de ahí que nuestras abuelas le llamasen la pez, pues recuerda por su aspecto al alquitrán o a la brea.
El bebé expulsa el meconio a lo largo del primer día de vida o incluso del segundo.
Después, hasta que pasa la primera semana expulsa las llamadas heces de transición, que todavía pueden tener restos de esta sustancia, muy líquidas y de color gris verdoso. Los primeros días suelen ser escasas, pues el bebé come poco y eso es lo normal.
Para el cuidado de tus pañales de tela, te recomendamos usar las toallitas de protección hasta que tu bebé haya expulsado todo el meconio y sus restos.
Y finalmente, a partir de la primera semana, nos encontraremos con las heces normales típicas del bebé lactante.
En el caso del bebé amamantado con el tradicional método de la teta, serán unas caquitas grumosas y semilíquidas, que pueden presentar mucosidad y un color amarillo-dorado, aunque también pueden ser más marronosas o incluso verdosas y estar dentro de la normalidad.
En el caso del bebé que tome biberón, incluso si lo combina con el pecho, las caquitas serán más espesas y oscuras, pudiendo a veces ser duras y su olor es peor.
Y hasta aquí nuestras ideas sobre meconios y caquitas. Si quieres saber más o te preocupa algún cambio en las heces de tu bebé, no lo dudes y consulta con tu especialista de confianza cuanto antes.

¿De verdad quieres ver una foto del meconio? :)

Añadir un comentario

Indica tu nombre :
Indica una dirección e-mail válida
Indica un mensage

En la tienda